Las 5 batallas más sangrientas de la historia

Gran parte de la vida de un soldado se pasa esperando y preparándose para la guerra. Cuando llega el momento de tomar medidas, generalmente es sangriento, confuso y termina rápidamente. A menudo, el combate será a pequeña escala; una escaramuza, una patrulla de sondeo, un choque accidental con el enemigo en la oscuridad; en otras ocasiones, el miedo destruirá un ejército, lo que hará que los hombres huyan de la amenaza de muerte antes de que ambas partes hayan sufrido graves bajas. Y, finalmente, está la batalla que supera las expectativas normales de la guerra en su escala de muerte y destrucción. 

Cada victoria tiene un precio. Aquí observamos el asombroso costo de la vida humana en cinco de las confrontaciones más feroces de la historia donde el gran número de guerreros o soldados muertos desafía la imaginación:

  • Stalingrado (1942-43): Se desarrolló durante la 2ª Guerra Mundial, entre fuerzas de Alemania y Rusia; murieron 1,971,000 soldados entre los dos bandos.
    La ofensiva alemana comenzó con una serie devastadora de bombardeos de la Luftwaffe, que dejó gran parte de Stalingrado en ruinas. Sin embargo, a medida que avanzaba el ejército, se vieron atrapados en brutales combates casa por casa con los soviéticos. Aunque tenían el control de más del 90% de la ciudad, la Wehrmacht no pudo liberar a los obstinados soldados soviéticos restantes. 
  • Leipzig (1813): Se desarrolló durante las Guerras Napoleónicas, entre Francia contra Austria, Prusia y Rusia; murieron 84,000 soldados.
    La batalla de Leipzig representa la derrota más decisiva sufrida por Napoleón, y la batalla más grande librada en suelo europeo antes del estallido de la Primera Guerra Mundial.
  • El Somne (1916): Se desarrolló durante la 1ª Guerra Mundial, entre Gran Bretaña y Alemania; murieron 68,000 soldados.
    El día más sangriento en la historia del ejército británico se sufrió durante las etapas iniciales de una batalla que duraría varios meses, provocaría más de un millón de muertos y dejaría la situación táctica en gran medida sin cambios. El plan era un bombardeo de artillería para golpear las defensas alemanas hasta el punto de que los atacantes británicos y franceses pudieran simplemente entrar y ocupar las trincheras opuestas. El bombardeo no tuvo el efecto devastador esperado. 
  • Cannas (216 a.C.): Se desarrolló durante las Guerras Púnicas, entre Roma y Cartago; murieron 60,000 soldados.
    El general cartaginés Aníbal, tras haber marchado con su ejército a través de los Alpes y derrotado a dos ejércitos romanos en Trebia y el lago Trasimene, trató de enfrentarse a los romanos en una batalla final decisiva. Los romanos concentraron su infantería pesada en el centro, con la esperanza de aplastar en medio del ejército cartaginés. Finalmente, la caballería cartaginesa barrió y cerró la brecha, rodeando por completo al ejército romano. En la batalla cerrada, los legionarios, sin forma de escapar, se vieron obligados a luchar hasta la muerte.
  • Gettysburg (1863): Se desarrolló durante la Guerra de Secesión norteamericano, entre los estados del Norte y del Sur; murieron 46,000 soldados.
    El día en que la marea de guerra se volvió a favor de la Unión durante la Guerra Civil Estadounidense, también fue el día en que se produjo el mayor número de bajas en una sola batalla durante todo el conflicto. Después de una serie de victorias confederadas, el general Lee llevó a sus tropas al norte para invadir el territorio de la Unión. Las luchas se prolongaron durante tres días antes de que los unionistas salieran triunfantes.